PERDONA Y SIGUE ADELANTE

Share Button

Creo que todos nosotros en algún momento de nuestra vida hemos sentido resentimiento hacia una persona o acontecimiento e incluso hacia nosotros mismos por no haber actuado de mejor manera. Hoy me gustaría reflexionar sobre estas emociones, las que aparecen cuando nos hacen daño y nos quedamos anclados en esa situación, aunque pasen a veces incluso años provocan en nosotros malestar y enfado.

Como ya comenté en otro artículo las emociones no son ni buenas ni malas, más bien nos sirven en un momento determinado o no. Aveces sentimos rencor por hechos pasados. ¿nos sirve ahora o nos limita? Por ejemplo imaginemos que hemos tenido una pareja, una relación en la que nosotros estábamos satisfechos pero la otra persona no, y esa persona termina la relación. Puede ser que en un primer momento nuestro enfado nos ayude a cicatrizar nuestro corazón. Transformamos la tristeza en rabia, muchas veces la cura a nivel emocional supone ir cambiando nuestro estado y sentimientos hasta encontrar el equilibrio. Pero otras tantas, muchas, nos quedamos en la rabia, y la rabia, una vez pasados los primeros momentos ¿nos ayuda? Creo que la mayoría coincidirá conmigo en que no.

En el ejemplo que he puesto nuestro resentimiento provocaría además de una profunda inestabilidad interior desconfianza generalizada , podría ser que pensáramos que todas las parejas nos pueden abandonar, que el amor no existe, que no merece la pena intentar nada por no sufrir de nuevo… ¿os suena? Nos adentramos en un batiburrillo de pensamientos negativos que nos perpetúan a la infelicidad, la rabia da lugar al miedo, que para mi es la emoción que más nos limita, si tenemos miedo nos “conformamos” con lo que tenemos y no buscamos activamente el amor, si tenemos miedo es muy difícil vivir y disfrutar de la vida.

Os animo a perdonar estas cosas, todas las que provoquen en vosotros cualquier desequilibrio emocional, y no me entendáis mal, no quiero decir que esas cosas sean buenas cosas, son acontecimientos que nos hicieron sufrir, pero hay que dejarlos estar, hay que trabajar para integrarlos en nuestra vida, no podemos revivir el dolor si nos acordamos de ellas, debemos reconocerlas, aprender que nos aportaron (por ejemplo saber perdonar y seguir adelante, saber que uno tiene un valor independientemente del que le de la persona amada…) debemos perdonar lo que no impide reconocer que aquello no estuvo bien.

Perdonar a otros, perdonarte a ti, muchas veces es la base para empezar un nuevo recorrido en la vida, para buscar el equilibrio perdona y perdónate pero no olvides las cosas que se pudieron hacer mejor, aprende y progresa, ten el valor de mirar las cosas de frente y no juzgues, aprende y mejora. Aprende a vivir aquí y ahora.

Sobre Amparo 60 Artículos
Soy María Amparo Serrano: Profesora de Yoga certificada por el Centro Sivananda de Yoga Vedanta, realizado en Rudraprayag, Himalayas. Terauta floral flores de Bach por el Colegio de Enfermería de Alicante. Diplomada Universitaria en Enfermería (1992-1995). I Master Oficial en Ciencias de la Enfermería la E. U. Enfermería Alicante (2005-2007). Terapeuta Reiki por el Colegio de Enfermería de Alicante. Auriculoterapeuta por el Colegio de Enfermería de Alicante. Miembro de ADEATA (Asociación de Diplomados en Enfermería Acupuntores y Terapias Alternativas).